Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Ficha - Iguana Verde (Iguana iguana)

Colapsar
Este tema está cerrado
X
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Ficha - Iguana Verde (Iguana iguana)

    Autor: Aussie



    Introducción


    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	iguanaverde.jpg
Visitas:	1
Size:	34,6 KB
ID:	59336
    La Iguana iguana, o iguana verde, es un reptil que cada vez es más común como animal de compañía. Tienen un color verde brillante de jóvenes, y más grisáceo cuando son adultas. Su estado de conservación es de preocupación menor (LC en UICN).

    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	estado.png
Visitas:	1
Size:	9,6 KB
ID:	59337
    Antes de adquirir una, debes tener en cuenta que llega a medir hasta 1,8 metros, y que vive aproximadamente 13 años aunque algunas han llegado a los 20, así que piénsatelo bien! La conducta de las iguanas que nunca han sido socializadas son el principal motivo de abandono de las mismas, así que cuando decidas tener una, estás aceptando la responsabilidad de socializarla y convivir con ella respetando los instintos de este animal.

    Reino Animalia
    Filo Chordata
    Clase Sauropsida
    Orden Squamata
    Familia Iguanidae
    Género Iguana
    Especie I. iguana


    Hábitat


    La iguana es originaria de México, Paraguay, Brasil, Madagascar y el sur del Pacífico. En particular, habita las zonas de vegetación espesa y alta como manglares, selvas, pastizales, riberas de ríos, etc. Son animales fundamentalmente arborícolas, y con los primeros rayos de Sol, suben a las ramas más altas para alcanzar la temperatura óptima corporal. Las iguanas jóvenes prefieren situarse en una altura baja-media del bosque donde el calor no es tan sofocante y la humedad es más elevada. Por el contrario, las iguanas adultas suelen ocupar las copas altas de los árboles donde el Sol da con más intensidad y donde la humedad es menor. En ocasiones pueden bajar a tierra firme, para poner huevos, comer frutos maduros, o huir de depredadores zambulléndose en el agua, donde pueden estar sumergidas hasta 15 minutos.

    Alimentación


    Existen varias teorías sobre la alimentación de las iguanas. Una dice que de joven la iguana es insectívora (hasta los 2 años de edad) que luego se vuelve omnívora, hasta ser adulta, cuando son prácticamente herbívoras. La segunda, que es la más aceptada, nos dice que la dieta de la iguana es exclusivamente vegetal.

    Existen piensos especiales para iguana, son una buena opción ya que suponen una dieta equilibrada y al ser pienso no caduca en pocos días como los alimentos frescos. Nunca le des de comer pienso de perro o gato, ya que no son adecuados y producen desequilibrios en la iguana. También se le puede proporcionar una dieta casera a base de acelgas, zanahorias, manzanas, peras, plátanos, fresas, melocotones, arroz hervido, garbanzos cocidos, queso fresco y ocasionalmente grillos. También comen flores.

    A una iguana adulta le daremos de comer 3 veces a la semana durante la tarde preferiblemente, ya que sigue hábitos muy marcados: por la mañana toma el sol, por la tarde busca alimento, y después de conseguirlo vuelve a tomar el sol hasta el anochecer. Las iguanas adultas comen con menos frecuencia que las jóvenes. Se les ha de cambiar el agua diariamente.

    Si observamos una pérdida de brillo en su color, puede ser debido a una alimentación incorrecta. En ese caso, hay que corregirla o llevarla al veterinario, quien nos indicará los complementos vitamínicos que le podemos dar. Para prevenir la falta de calcio en iguanas jóvenes, les podemos dar la comida espolvoreada con calcio. La iguana ha de disponer de un recipiente con agua para beber y humidificar el ambiente.

    Terrario

    Tamaño
    El tamaño mínimo de un terrario es de 150 x 150 x 75 cm, y debe ser más alto que largo; aunque si la iguana aún es pequeña, se puede utilizar un terrario de 50 x 30 cm. Aún así, el espacio ideal para cada individuo es que el terrario mida el doble que la iguana y que sea muy alto, ya que las iguanas verdes son arborícolas y les gusta trepar. Ha de ser grande para que el animal tenga espacio para ejercitarse, y si las condiciones ambientales lo permiten, se puede sacar al animal por la casa para que deambule y se mueva. No es cierto que si el hábitat es pequeño la iguana deja de crecer. Evita las tapas de reja o malla de alambre, ya que sus dedos pueden quedar atrapados y herirse.

    Ciclos de luz
    Las iguanas necesitan una fuente de radiación UVA, que estimula los comportamientos naturales, y UVB, que es indispensable para la formación de vitamina D3 y el metabolismo del calcio. Si no se les proporciona esta radiación, sufrirán una deformación de los huesos y la muerte prematura. Como su ciclo natural día/noche es de unas 12/12 horas, se suministrará durante el día (12 horas) la radiación con un tubo fluorescente de rayos UVB 0.5. Es muy importante respetar los ciclos ya que si no se siguen se pueden estresar, enfermarse o volverse agresivas.

    Aunque el terrario esté en un lugar con luz natural del Sol, que siempre será mejor que la de los tubos, instala el tubo fluorescente especial, ya que el cristal de la ventana o del propio terrario impiden el paso de los rayos ultravioletas. Así, siempre que las condiciones ambientales lo permitan, expón a tu iguana a la luz solar directa. La distancia entre el tubo y la iguana no puede ser mayor de 20-30 cm, y recuerda que se puede automatizar el proceso de día/noche con un regulador.

    Humedad
    Las iguanas necesitan una humedad ambiental alta, como en las selvas tropicales. En su hábitat natural casi no tienen necesidad de beber agua, por lo tanto no suelen hacerlo aunque tengan agua a disposición. El resultado es que muchas iguanas en cautiverio viven parcialmente deshidratadas, lo que suele llevar a insuficiencia renal a edad temprana. Ten cuidado porque la humedad excesiva también puede traer problemas de salud y de contaminación del recinto.

    La humedad ambiente debe ser de 65-75%. Para conseguirlo se puede rociar a la iguana y el ambiente varias veces al día, colocar varias tinas con agua en el recinto,… También se la puede bañar diariamente, lo cual es muy aconsejable por razones higiénicas. La mejor opción es colocar un humidificador electrónico, que suelen ser caros, pero eficaces.

    Temperaturas
    Las iguanas son animales poiquilotermos, necesitan calor externo para regular su temperatura corporal. Se debe conseguir que haya diferentes temperaturas a lo largo del terrario, este calor se proporciona por esterillas térmicas, bombillas, calefactores cerámicos,… hay que evitar el contacto directo para evitar quemaduras, y se debe procurar que el terrario tenga zonas con un ligera variación de temperatura.

    La temperatura óptima para la iguana está entre los 28 y los 32ºC. Por la noche, bajaremos la temperatura hasta los 25ºC. Para la noche son ideales las lámparas de cerámica, que dan calor y no luz. Puedes ubicar diferentes lámparas que se enciendan y apaguen según la luz que se necesite o dejar una de cerámica de bajo voltaje encendida siempre y solo encender y apagar las incandescentes.

    Tendremos un termómetro o más adheridos al cristal del terrario para controlar que el interior del terrario está a la temperatura adecuada, y repartidos por varias zonas. La temperatura variará generando un gradiente en varias zonas: entre 32 y 35ºC en la zona más caliente y de 27ºC en la más fría.

    Todas las lámparas deben estar bien protegidas con alambre para evitar quemaduras si la iguana trepa hasta ellas. Las de cerámica se calientan mucho y necesitan un soporte adecuado para evitar el riesgo de incendio. Asegúrate también de hacer la instalación eléctrica con cables que soporten el voltaje alto. Las piedras calefactoras no son apropiadas para las iguanas porque pueden producir quemaduras serias.

    Escenografía aconsejada

    Como sustrato se puede utilizar musgo, papel de periódico, césped artificial, corteza de árbol, etc. Se deben evitar las arenas para gato ya que son abrasivas para su piel; y las virutas, ya que pueden producir obstrucciones intestinales si se ingieren. El sustrato ha de cubrir aproximadamente 12 cm, ya que a veces las iguanas escarban.

    Se puede decorar el terrario con plantas en su interior para simular su medio, y además serán útiles para que la iguana se esconda y trepe. También es conveniente que disponga de algún lugar en el que esconderse o guarecerse, como una cueva. Hemos de tener en cuenta que una iguana necesita un tanque para bañarse y disponer siempre de agua y de humedad.

    Para el verano, podemos construir un terrario exterior para el día. Le debe dar el sol, pero no todo el tiempo, es necesario que haya un poco de sombra, y siempre proporcionaremos agua suficiente para evitar la deshidratación.


    Reproducción


    La reproducción de la iguana en cautividad es difícil, pero si dispones de un espacio en el que la hembra se siente cómoda, lo puedes conseguir. El principal impedimento es que la iguana deposita sus huevos, que tienen un diámetro de hasta 3 cm, en un hoyo de 20 cm de profundidad en la tierra. Además, como se aparean en verano, la temperatura debe subir al menos hasta los 30ºC.

    Durante un periodo determinado, normalmente en verano, las iguanas entran en celo y se centran en el apareamiento. Los machos se pelean por territorios elevados y soleados, y las hembras observan a los machos y eligen al más grande o dominante. Luego una hembra puede aparearse hasta con tres machos, y un macho puede aparearse con muchísimas hembras. La gestación dura entre 50 y 90 días, luego la hembra pone unos 30 huevos. En libertad, durante la gestación las hembras pelean por el terreno donde depositarán los huevos, ya que tendran que cavar túneles de 25-50 cm de profundidad y de 7 a 15 cm de largo.

    Una vez la hembra haya acabado de poner los huevos, estos se han de trasladar a una incubadora de 45 x 25 x 30 cm, a una temperatura de 30ºC. Después de aproximadamente 100 días (60-110) nacerán las crías, que medirán 15 cm y llegarán a la madurez sexual a los 3 años.

    Comportamiento


    La iguana es un animal territorial y solitario, por lo tanto es mejor que viva cada iguana por separado. Aún así, con el tiempo, dos iguanas pueden adaptarse a vivir juntas. El macho es más agresivo que la hembra, y entabla duras peleas con sus rivales; y aunque la hembra suele ser más dócil, también tiene una época de agresividad cuando es el periodo de anidamiento (búsqueda y lucha por el lugar idóneo para la puesta de huevos).

    Otro comportamiento a destacar es el de lanzarse al agua cuando detecta algún peligro, y también hemos de destacar que tienen grandes habilidades para nadar, trepar, correr y zambullirse en el agua, aunque sean arborícolas.

    Dimorfismo sexual


    En las iguanas se puede distinguir al macho de la hembra por su morfologia y características físicas, aunque esto sólamente es observable en edad adulta. El macho suele ser mayor que la hembra, y las espinas de su dorso y la cresta son más desarrolladas. La cabeza del macho suele ser más corta, y no tan alargada como la de las hembras, y su pliegue gular (papada) está más desarrollado.

    Haga clic en la imagen para ver una versión más grande

Nombre:	machoyhembraiguana.jpg
Visitas:	1
Size:	52,3 KB
ID:	59338

    El macho suele tener una coloración más llamativa que la hembra, y en época de apareamiento es de un tono anaranjado. Aún así, esta característica no es exclusiva de los machos. También se pueden observar unas glándulas cerca de la membrana subtimpánica (en el oído) que en la madurez sexual empiezan a crecer, y en los machos se pueden observar bultos. Los poros femorales son unas protuberancias que aparecen debajo de las piernas, y son más marcados en los machos. La manera más segura de saber si es un macho o una hembra, es observando si en la zona de la cloaca se observan los dos bultos que son los hemipenes, exclusivos del macho.

    Mudas


    Antes de mudar la piel, aparecerán unas manchas de color blanquecino en las zonas en que la piel cambiará, ya que la iguana no cambia la piel de una sola vez, sino que la cambia por zonas. La muda de piel tiene una frecuencia mensual, y se formaran manchas de piel nueva y vieja. Podemos ayudar a la iguana a mudar la piel, no tirando de ella, pero sí con una buena humedad o con productos lubricantes específicos para ello.

    Muchas veces, si son sometidas a temperaturas extremas, tienden a cambiar el color de su piel. Si están en un lugar frío, se vuelven oscuras, casi negras, porque este color absorbe más el calor. Si el lugar es muy caluroso, su tono cambiará a amarillo casi blanco, para reflejar el calor y evitar que su temperatura corporal aumente.

    Manipulación


    La iguana es un animal que tiene muchos mecanismos de defensa, como garras, o una cola que puede utilizar como látigo, así que siempre la manipularemos con cuidado y precaución. Hemos de saber que si la iguana es capturada por la cola, se puede desprender de ella para evadirse. Este fenómeno se llama autotomía y es un mecanismo de defensa que en las iguanas solo puede ocurrir una vez. La cola se regenerará con el tiempo, aunque no será tan bonita como la original. Por eso siempre cogeremos a la iguana abrazándola por el abdomen en su parte inferior a la altura de las extremidades anteriores, nunca cogiéndola por la cola.

    Es conveniente dejar vagar libremente a la iguana por una habitación bajo nuestro control, de manera que pueda hacer ejercicio habitualmente. Si la iguana no quiere ser molestada abrirá sus fauces en señal de amenaza.

    Salud


    Las iguanas son animales muy resistentes a las enfermedades si en su hábitat se extreman las medidas higiénicas. Por tanto, si una iguana enferma, casi siempre será por unas condiciones inadecuadas de mantenimiento, ya que estos reptiles raramente enferman.

    Las causas más comunes de enfermedad en una iguana se deben primero a la falta de humedad, siendo comunes los problemas respiratorios; y segundo, a la exposición a los rayos UVA, provocando quemaduras en la piel por exceso, y avitaminosis por déficit. También se dan fracturas por caídas desde lugares elevados y obesidad por falta de ejercicio. Para evitar las infecciones respiratorias, evitaremos las corrientes de aire y las bajadas de temperatura bruscas.

    Otro problema de salud que a menudo sufren las iguanas es el estrés, que provoca cambios en la coloración de las iguanas, y que puede llevarlas a la muerte. Normalmente cambian a un color verde café muy opaco, o gris, incluso negro. Las causas principales son la mala alimentación (falta de nutrientes, alimentos poco agradables al gusto o en mal estado…), las malas condiciones de su hábitat (terrario pequeño, mala ventilación, temperaturas extremas, mala iluminación, baja humedad…), presencia de otras iguanas en el mismo terrario, factores externos (ruidos, otros animales que la amenazan, luces durante la noche…), enfermedades, parásitos…

    El estrés puede provocar la muerte en las iguanas, ya que contra más estrés, más decae su sistema inmunológico, dejando al animal indefenso frente al ataque de los agentes patógenos del medio ambiente. Ante cambios sospechosos, consulta inmediatamente al veterinario.

    Suele ser habitual la presencia de garrapatas, que podemos eliminar del cuerpo retirándolas con una pinza. Si las eliminamos todas, la iguana no tendrá más garrapatas, ya que provienen de su lugar de origen. También podemos observar un polvillo blanco en el cuerpo de la iguana. Esto son excrementos de ácaros, y tenemos que eliminarlos rápidamente del animal y del terrario. Sumergiremos a la iguana en agua tibia con los productos necesarios para eliminar los parásitos y la frotaremos con un cepillo. También limpiaremos todo el terrario y sus componentes desinfectándolo a fondo, pero sin utilizar productos tóxicos para la iguana.

    Aunque no es muy común, las garras de la iguana pueden crecer torcidas, si esto sucede, recomendamos que se la lleve al veterinario para que le corte las uñas adecuadamente. Con el tiempo y experiencia, podrás realizar esta operación en casa con un cortador de uñas para perros.

    Las manchas negras en la piel de las iguanas se pueden deber a infecciones por bacterias o por hongos, para su examen se ha de consultar al veterinario. También has de tener en cuenta que hay manchas en el animal que son propias y normales, y debes distinguirlas de las que tienen formas extrañas y no son características suyas.
    "Se puede juzgar el corazón de un hombre por su trato a los animales" - Immanuel Kant
Trabajando...
X